Cómo elegir un cristal

Hay cristales de todas las formas y todos los tamaños. Un cristal no tiene que ser caro o raro para ser eficaz. El tamaño y la apariencia importan poco cuando hablamos de potencia y de fuerza.

As veces usamos nuestra intuición y sin saber porqué, sintonizamos con una piedra. Eso pasa cuando ella también nos escoge a nosotras.

Los cristales pueden estar montados en un anillo, en unos pendientes, en el suelo… De cualquier forma. No importa dónde esté, y sí qué nos transmite dicha piedra.

Los tres pasos para preparar su cristal

  1. Limpieza: Entre los diferentes métodos que existen, opto siempre por limpiarlos con agua corriente poniendo especial atención a la limpieza. Otra forma es lavarlo en un río, pero creo que no es tan fácil, a no ser que viváis como yo, en un paraíso llamado Allariz.

  1. Energización: Después de limpiarlo, debemos cargar la energía del cristal, colocándolo al sol, preferentemente por las mañanas.

  1. Programación: Después de esos pasos, hay que programar el cristal. Es decir, proyectar el pensamiento positivo con mucha claridad. Basta con sostenerlo entre las manos y sentir la energía. Mentalizar intensamente qué buscamos, decirlo en voz alta, y sentir la energía.

Cómo utilizar su cristal:

Los cristales pueden ser usados de diversas formas. Después de limpios, energizados y programados podemos simplemente colocarlos en ambientes para irradiar energía además de limpiar y proteger el local. Pero no hay nada mejor que el contacto con el cuerpo. Así, la energía se mezcla con la irradiación del cristal y es más eficaz.

El en próximo post hablaremos de su aplicación en los chakras.

Anuncio publicitario

2 comentarios en “Cómo elegir un cristal

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s